Alcaraz en un fin de semana

Alcaraz entra dentro de la Indicación Geográfica Protegida, Denominación de origen Cordero Segureño. Restaurante Asador Alfonso VIII

Si estás pensando en una escapada te enseñamos qué hacer y qué ver durante un fin de semana en Alcaraz.

Son muchas las cosas por descubrir en 48 horas, pero, no queda más remedio que seleccionar y tener las ideas muy claras para no desaprovechar ni un minuto de tu tiempo. Saca, pues, papel y lápiz, porque en esta página te enseñamos qué no debes perderte en un fin de semana en Alcaraz y su entorno.

¿Desayunamos? ¿eres de churros? prefieres unas magdalenas recien hechas o unas buenas tortas de manteca. Tienes una churrería, Pili, en la calle Roberto Molina nº 2 desde las 7,30 de la mañana o puedes llevarte los ingredientes a casa, desde panadería Jesús en la Avenida de la Constitución, desde las 8.

Nuevo tramo de la Vía Verde

Es hora de ponerse en marcha para empaparnos de naturaleza y bajar el desayuno, para lo cual nada mejor que encaminarse al campo, te damos dos opciones, un paseo en bici por la Vía Verde, en la que te podemos ofertar dos tramos, bien hacia Albacete o hacia Villapalacios desde Reolid en el último trozo que se ha puesto en marcha, mucho más suave que el anterior, si cabe.

Desde Reolid puedes acercarte a ver el Estrecho del Hocino, una microreserva natural a sólo 2 Km. de esta pequeña localidad.

En El Salobre, puedes disfrutar del río, uno de los parajes mejor restaurados de nuestra comarca y acercarte a la presa de Zapateros, esta vez en el término de Vianos, camino de Riopar, donde puedes terminar en el maravilloso Nacimiento del Río Mundo, una de las estrellas de la Sierra de Alcaraz. En el Centro de visitantes del Parque Natural puedes recibir información sobre la riqueza natural que alberga este espacio protegido.

Presa de Zapateros

Tanta naturaleza seguro que ha abierto tu apetito. Es hora de tomar el aperitivo. Tú decides si una caña – en Canserta, calle Comedias nº 1, presumen, con razón, de tirarlas como nadie, un vino o un clásico vermut, cada vez más de moda entre propios y extraños. Un sitio mítico es La Regatería, al lazo del arco de la Zapatería, fue el primer bar de la plaza, después convertido en churrería y ahora en tasca. No encontrarás nada mejor que hacer en Alcaraz al mediodía.

Estas en un buen punto de partida para conocer a Alcaraz, su Plaza Mayor, puedes comer en las lonjas, concebidas para el mercadeo local o en el Asador Alfonso VIII.

Si prefieres la comida tradicional te proponemos Mirador Sierra de Alcaraz, pide la cueva, muy solicitada, lugar donde los Jesuitas guardaban sus mejores caldos, ya que, los vinos de Alcaraz, hasta los años 30 eran de calidad inigualable, pues mezclaban por un lado la calidad de las cepas y el que se cultivaban a más altitud, cercanos a las faldas de la montaña, con vendimiándose más tarde lo que le hacía aún ser mas fuerte en color y paladar , y dulce a la vez.

Resultado de imagen de restaurante jm alcaraz
Mirador Sierra de Alcaraz

En la Carretera tienes varias opciones, desde el Menu de “La Barraca” que integra viandas de orza a la cocina más innovadora en el Restaurante JM, sin olvidar, como no, la cocina relacionada con el mundo cinegético en el Hostal El Cazador.

Por la tarde, tras la siesta y recuerda que en nuestra plaza sesteo el mismísimo García Lorca, cuando deambulaba recorriendo España con el grupo “La Barraca” puedes contratar una visita guiada al casco antiguo de Alcaraz, la tienes en varios formatos, desde “Cuentos y Leyendas” que te trasladan a tiempos de la Inquisición, pasando por el mismísimo Jorge Manrique, pues no olvides, que su padre, al que le dedicó las coplas murió en la Batalla de Alcaraz, Valdelviresca, que no te asuste, dedicada a la vida, obra y legado de Andrés de Vandelvira o un recorrido por la historia de la localidad, de la que por cierto, hasta el caballero Montesinos, es protagonista.

El atardecer te puede dejar imágenes como esta, imposible de olvidar

Por la noche, unas tostas en Canserta, o una cena romántica bajo la luz de las estrellas y es que Alcaraz es una terraza impresionante para mirar al cielo, lo puedes hacer desde los miradores del Castillo o desde cualquier lugar alejado de la contaminación lumínica. Son varias las casas rurales que te proporcionan telescopios para observar las mismas.

Al día siguiente, pajareo, berrea, no te imaginas lo que hay en el cielo y la mezcla de sonidos que encontramos en la naturaleza, todo ello de la mano de empresas como Actiobirding, con Rafa, un apasionado de captar todo lo que tus ojos no ven.

Salto del Caballo

También puedes alquilar una bicicleta y dar una vuelta por la Vía Verde o conocer la reserva fluvial del Río Angorrilla en Buendiaventura, te impresionara lo que esconden los caminos surcados por Alfonso VIII para poder tomar el Castillo. Tras un buen almuerzo que te lo suministran “in situ”, puedes retomar el camino y por el GR 66 conocer la microreserva de la piedra de la Molata o incluso llegar a la Mesta, aldea que como su nombre indica servía de lugar de descanso a los ganados que se dirigían desde la Sierra a Andalucía por una de las cañadas y veredas que recorren nuestro término.

De nuevo toca comer, puedes recurrir a cualquiera de las opciones de ayer o visitar algún pueblo cercano y por la tarde, seguro que los dos días se te han hecho corto, todo depende de tu destino pues, puedes ir a conocer el Nacimiento del Río Mundo si te diriges hacia el Levante o visitar Villanueva de los Infantes y las Lagunas de Ruidera, camino hacia el centro.

Te queda mucho que ver, pues la comarca de la Sierra de Alcaraz y Campo de Montiel, como dice uno de su slogan es un destino #ParaDisfrutar.