Peñascosa

“El bosque que te impide ver el camino”.

Gracias a la geomorfología tan peculiar de estas tierras, con peñascales, barrancos, cañadas, arroyos y cursos fluviales; Peñascosa se presta a diversas excursiones e itinerarios con numerosas sendas, descubriendo a cada paso un rincón y paisaje digno de admirar y disfrutar.

                Destacan las rutas a la Laguna del Arquillo, monumento natural que forma parte de su término y sus famosos y conocidos refugios, así como las rutas del pico de las Coronillas, con impresionantes vistas.

Peñascosa es el corazón, late despacio en invierno y bullicioso en verano, no sólo marcado por la temperatura exterior sino por el afan de sus gentes en complacer al visitante y dar a conocer cada uno de los rincones de su serrrania que forma parte de la Sierra de Alcaraz.

Un lugar destacado para los amantes del senderismo y de la bicicleta de montaña con caminos escarpados y varias rutas que se inician en la plaza de la localidad.

Para el disfrute de estos parajes, rutas y entorno, Peñascosa ofrece a sus visitantes los Refugios de Montaña. Instalaciones destinadas al descanso y desarrollo de actividades o campamentos organizados, permitiendo la acampada libre. Malpaso es el primero de ellos, continuando sierra arriba, en un bello rincón encontramos Cañada de Bogarra, y por último y no menos atractivo Fuente La Peña.

Peñascosa tiene por orgullo poseer el árbol más conocido de la provincia de Albacete, su pino-roble.

Los encierros de Peñascosa congregan a toda la comarca en el Puente de Agosto

El más antiguo toro cruzó el día,
sus patas escarbaban el planeta.
Siguió, siguió hasta donde vive el mar.
Llegó a la orilla el más antiguo toro
a la orilla del tiempo, del océano.
Cerró los ojos, lo cubrió la hierba.
Respiró toda la distancia verde.
Y lo demás lo construyó el silencio.

Neruda