El Santuario

Resultado de imagen de santuario de cortes

Del Libro Nuestra Sra. de Cortes. D. Jose Sanchez Ferrer.

En 1976, se había publicado un artículo de W. A. Christian sobre los santuarios españoles; en él realizó una clasificación de la importancia de estos centros de devoción popular, hoy también denominada local, en función del área geográfica que ocupaban los devotos que acudían a cada uno de ellos; estableció cuatro santuarios de carácter nacional y una docena de ámbito regional; entre los últimos figuraba el de la Virgen de Cortes de Alcaraz, siendo éste el único de la región castellano-manchega que consideraba de esta categoría.

Es a partir de los siglos XI y XII cuando se propaga en los monasterios una devoción singular por la Virgen María, siendo las órdenes mendicantes, especialmente la de los franciscanos, las que más desarrollan la veneración por la Madre de Cristo.

La Virgen comienza a ser considerada como una mediadora entre los pecadores y Cristo.

Cantiga de la Niña y la Mula que algunos atribuida a la Virgen de Cortes.

En este contexto de exaltación de la Virgen María durante el siglo XIII se sitúan las Cantigas de Alfonso X el Sabio -quien dice que hay santuarios marianos a lo largo y ancho de toda la España cristiana-, y en el mismo hay que situar el nacimiento de la devoción a María de Cortes, de la que no se tiene nada documentado durante el medievo, excepto la existencia de su ermita a principios de los años veinte del siglo XIII. ( Prof. Sanchez Ferrer).

El Padre Pareja indica que el edificio se erigió, tal como era frecuente sobre lugares sacralizados por culturas anteriores; sobre el de Cortes, en concreto, hay referencias de la existencia previa en su entorno de un templo romano dedicado a Diana ( Padre Pareja) y que la ampliación de la ermita ocurrió a partir de 1265 y que fue como consecuencia de la generosa limosna que Jaime I y Alfonso X dieron para hacerla durante su estancia en Alcaraz en dicho año.

Alfonso X “El sabio”

El de la Virgen de Cortes es el santuario mariano de origen más antiguo de todos los cristianos provinciales actuales; está muy cerca de la ciudad de Alcaraz, y se halla construido sobre una elevación del terreno desde la que se domina la dehesa de Cortes cuyo nombre, al parecer, es anterior al aparecimiento de la Imagen. Está documentado que en agosto de 1222 existía una ermita dedicada a la Virgen de Cortes en el territorio sanjuanista de Cortes.

Al parecer , mediante una carta fechada en 1239, de don Rodrigo Ximénez de Rada al concejo de Alcaraz en la que, según Lozano Sánchez, se contiene la primera referencia documental escrita auténtica del hallazgo de la imagen de Nuestra Señora de Cortes que este historiador considera que con este breve testimonio documental puede darse como verificada una vieja tradición -recogida y repetida por la bibliografía referida al tema- que cuenta que en tiempos de Teodomiro ya existía en el interior de la fortaleza de Alcaraz la iglesia de Santa María de la Asunción y que en ella se veneraban varias imágenes de la Virgen, entre ellas la que después se denominaría de Cortes. Como consecuencia de la invasión musulmana, los cristianos de la población, antes de su huída, enterraron estas imágenes para recuperarlas una vez derrotados los invasores y recuperado el territorio; con el tiempo se perdió la memoria del lugar y, tras la reconquista de la población por los cristianos, un pastor la halló fortuitamente.

En la visita de 1726, don Pedro de Angulo indica que la Virgen tuvo “el titulo de Cortes, cuio renombre glorioso se le dio por el castillo que en el mismo sitio hauia (del que oy se allan bestigios y zimientos) que fue donado con la Dehesa, Señorio y Jurisdiccion temporal a dicha Sagrada Religion de San Juan por el rey don Alfonso”.

Todo apunta a que los restos del castillo que cita el franciscano sean los que aún perduran en la falda del cerro de la Atalaya , que se alza en las proximidades de la elevación donde se encuentra el santuario y que se conocen en Alcaraz como el “Palomarico”.

Cuenta Pérez de Pareja que tras la aparición de la Virgen de Cortes, los de Alcaraz “determinaron formar en aquel sitio un Portalillo, ò pequeño Oratorio de madera, para la Sagrada Imagen, y la de su Divino Hijo, hasta que se edificase una Ermita” y que a últimos de agosto quedó confeccionada la fábrica de la misma, que se construyó de piedra con fondos de la ciudad y con limosnas de los devotos. Según el franciscano, la imagen se trasladó solemnemente a la ermita y se colocó en su altar el 8 de septiembre, fiesta del Nacimiento de María, estrenándose el frontal y el precioso terno que para la ocasión había mandado don Rodrigo Ximénez de Rada junto con la concesión de facultad para bendecir la ermita y la licencia para que en ella se celebrasen los Divinos Oficios.

Interior de la Iglesia del Santuario. Foto anterior a 1222. Roman?
Jose Sanchez Ferrer. La Virgen de Cortes.

En varias ocasiones el santuario fue ampliándose sufriendo un gran incendio en 1944.