Árboles singulares

.

El ayuntamiento de Alcaraz fue el primer consistorio de la región en aprobar una ordenanza municipal de protección de arbolado de interés local que garantiza la conservación de los ejemplares más monumentales y conocidos.

Dada la riqueza e importancia de su entorno natural, el censo y la protección de árboles monumentales, estos aumentan el atractivo turístico de la localidad, integrada dentro de la Red Natura 2000.

María Jose Aguilar

El trabajo realizado por María Jose Aguilar consistió en hacer un censo de los árboles notables, a modo de padrón de sus vecinos vegetales más venerables, que ha permitido identificar 28 ejemplares excepcionales cuya ruta señalizaremos próximamente en el entorno de Alcaraz y que podéis descargar de la web www.naturalmenterodando.com

La localidad, desde hace años también tiene catalogadas varias de sus especies más vulnerables gracias al trabajo realizado por alumnos del Instituto Pedro Simón Abril que culmino en la publicación del libro “Arboles singulares de la comarca de Alcaraz” de Vicente Benlloch Marti a la que vamos hoy a dedicar nuestra ruta.

Hoy te presentamos una ruta circular para conocer arboles singulares de la Sierra de Alaraz.

Te proponemos una ruta de aproximadamente 17 Km. que comienza en Peñascosa, en el Roble Gordo de Caballería en la Cañada de los campamentos de Malpaso -un roble salvado de la tala que en la zona se realizaban para hacer carbón vegetal en un camino que sale a la izquierda de la carretera entre encinas, coscojas, robles quejigos, que serán tres de las especies de Quercus que acompañarán al senderista durante prácticamente todo el recorrido

Tras el campamento de Malpaso visitaremos la Carrasca de la Centella, una centenaria encina abatida en parte por un rayo a día de hoy sobrevive aunque muy maltrecha.

Continuamos la ruta hacia la Cañada del Rancho, en la cuenca del Júcar, ya que en nuestro recorrido vamos a recorrer tres de las cuencas fluviales que riegan los valles de nuestra sierra, para pasar a la Cañada de Toromocho, donde cruzaremos un pequeño riachuelo. Aquí comenzaron una subida, al principio no muy pronunciada pero que conforme avanza se complica. La misma esta repleta de plantas aromáticas y arbustos.

Ya en la Cuerda de los Almenaras nos dirigiremos al Alto de las Coronillas, pico de 1.484 metros, sus laderas vierten las aguas a tres ríos, Júcar y Segura, de la vertiente mediterránea, y al Guadalquivir en la vertiente Atlántica. Después nos espera la cima del Coronillas, desde donde se puede contemplar una vista espectacular, hacia el este y sur la Sierra de Alcaraz en la que destaca la mole del Pico Almenara con sus 1798 metros y El Padrastro, la Sarga, Paterna del Madera… Hacia el norte y oeste los llanos manchegos y el Campo de Montiel.

Descendiendo hacia la parte alta de Cañada de Malpaso, contemplamos la belleza de este bosque, con pinos blancos como gran predominante, entre ellos uno impresionante por su altura y su perfección en cuanto a su estructura, ya que a pesar de su tamaño, seguía teniendo una rectitud del tronco fuera de lo normal, de ahí su nombre, el Pino Cucaña, ya que recuerda a este tradicional juego.

Después continuamos por pista hasta llegar a otro de estos singulares Árboles de Peñascosa, el pino Tirachinas, no hay más que ver lo caprichoso de su forma de sus ramas para entender de donde le viene el nombre, no muy lejos de allí encontraron otro pino blanco “el Calixto”, nombre del forestal que lo indultó de una tala.

Desde aquí, en dirección a la Cañada de Bogarra, entre robles y pinos llegamos al arbol más singular de nuestra ruta, el Pino-Roble, símbolo de Peñascosa, pino centenario nacido en el interior de un roble milenario, del que apenas queda una pequeña parte.

Nuestra próxima ruta: Arboles singulares en Alcaraz. Naturalmente rodando.